La OMS reconoce logro de investigadores odontológicos uruguayos

Un equipo científico del que participan investigadores de Facultad de Odontología de UDELAR consiguió caracterizar un tipo de tumor no identificado previamente, el “Tumor Odontogénico Primordial”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

En este 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó la clasificación de varios tumores -entre ellos todos los tumores del área de cabeza y cuello- y dentro de esa actualización se incluyó un nuevo tumor denominado “Tumor Odontogénico Primordial”.

La primera caracterización molecular de este tumor fue realizada por un grupo de científicos del área de Patología Molecular de la Facultad de Odontología (UdelaR), en colaboración con investigadores mexicanos, gutemaltecos y brasileños.

SobreCiencia dialogó con el Dr. Ronell Bologna, científico a cargo de la mencionada área de investigación en la Facultad de Odontología – quién contó detalles de este trabajo de vanguardia.

– “En este año la OMS incluyó dentro de la clasificación de los tumores de cabeza y cuello, nuevas entidades y sacó algunos que ya no reconoce como tumores. Dentro de los que incluyó como nuevos, está el Tumor Odontogénico Primordial. Nosotros describimos por primera vez ese tumor, y a partir de eso hicimos muchos estudios a nivel morfológico y molecular para tratar de entender las características, el origen y el comportamiento del mismo. Hicimos una caracterización molecular del tumor y realizamos cuatro publicaciones científicas sobre esta temática. La OMS reconoció esta entidad como tal y ya fue incluida dentro de la clasificación oficial de los tumores de cabeza y cuello”-cuenta.

Bologna describió esta patología como un tumor que se da a partir del proceso de formación del diente, que en vez de desarrollarse en forma normal, cambia y genera una masa tumoral.

-”Este tumor se produce en etapas etáreas tempranas, en niños principalmente y en vez de formarse el diente se forma una masa tumoral que tiene las características del diente. Es un tumor que puede alcanzar grandes dimensiones, que puede ser destructivo e invasivo y por ende comprometer la salud del paciente. Nuestro grupo actualmente está estudiando las vías por las cuales este tumor crece y se expande, para luego ver cual es el mejor tratamiento, porque no sólo el tratamiento quirúrgico es efectivo, también podemos encontrar algún blanco terapéutico o farmacológico para tratarlo”-describe.

El científico uruguayo aclaró que no es que esta patología sea nueva, sino que antes no se le daba nombre o se lo asociaba a otro tipo de tumor. Bologna destacó que en su laboratorio trabajaron en base a ocho casos reportados.

– “Ahora se están haciendo estudios retrospectivos, se están buscando los archivos para saber qué casos tenían estas características pero que no se los clasificó. Nosotros creemos que son tumores de pacientes jóvenes, y que a su vez son bastantes frecuentes. Para tratar el tumor hay que saber cómo se comporta y cuál es su origen. Este tumor tiene varias vías de crecimiento, entonces nosotros estamos estudiando esas vías para poder predecir su comportamiento y poderlo atacar”- explica.

El experto agregó que este tumor puede aparecer en la formación de los dientes definitivos, cuando por alguna razón un diente no cumple con todo su proceso embrionario como debería. Bologna explicó que puede ocurrir entre los dos y los dieciocho años y advirtió que una de las manifestaciones mas sencillas de detectarlo es la ausencia del diente y la aparición de una asimetría facial.

-”Generalmente es un crecimiento asintomático que va causando esa asimetría facial y ocurre principalmente en la mandíbula más que en el maxilar, en la parte inferior y en la parte posterior de la mandíbula, y generalmente, en los molares. Hasta ahora los 8 casos que tenemos, son siete en mandíbula y uno en maxilar. Es fundamental la detección precoz de este tumor, ya que cuanto más avanza más difícil y mas agresivo puede ser el tratamiento”-enfatiza.

Este grupo de científicos se encuentra estudiando el genoma del tumor junto a colegas de Japón, con los que han presentado estos resultados en diversos foros internacionales y realizado cuatro publicaciones internacionales sobre el tema. Bologna agregó que su laboratorio está creciendo en recursos humanos, ya que hay muchos trabajos de jóvenes investigadores que presentan su maestría académica en esta área de investigación.

-”Cada vez estamos teniendo más tecnología y aquello que no podemos hacer lo hacemos con colaboraciones del exterior, principalmente con Brasil, con México y con Japón. Lo que ocurre en el área de odontología es que más bien es un área práctica, no hay tanto desarrollo en investigación porque la mayoría de los que se reciben ponen un consultorio privado y se dedican a atender pacientes. Pero en la Facultad hay un pequeño porcentaje que sí se dedica a investigar y hay que estimularlo. En los últimos años la Facultad de Odontología ha invertido en esa área y se están dando buenos resultados”- concluye.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: De izquierda a derecha: Dra. Vanesa Pereira (Grado 2 área Patología Molecular);        Dr. Gabriel Tapia (Grado 3 Cátedra de Histología) y Dr. Ronell Bologna.

Entrevista: Gustavo Villa

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone