Nuevo sismógrafo monitoreará la “falla del Rio de la Plata”, la mayor causa de sismos en Uruguay

Con el sismógrafo instalado en la Estancia de Anchorena llegan a diez los sensores geofísicos instalados con conectividad en tiempo real.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               El Observatorio Geofísico del Uruguay de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República instaló hace pocos días un sismógrafo en el predio del Parque Anchorena, departamento de Colonia.

Para Leda Sánchez, directora del Observatorio Geofísico del Uruguay y encargada del control y de la instalación de estos sensores, el lugar es estratégico porque está cerca de lo que se conoce como “la falla del Río de la Plata”, que fue la que generó el sismo más importante registrado en nuestro país, en 1888. La instalación ubicada en el entorno de la estancia presidencial permitirá obtener registros poco contaminados por ruidos ya que está alejado de la ciudad. También se podrá monitorear la actividad minera en el departamento de Colonia.

La científica dijo a SobreCiencia que entre acelerómetros y sismómetros hay ya instalados y funcionando un total de diez estaciones que tienen conectividad en tiempo real. Agregó que haría falta instalar cuatro sensores acelerométricos y cuatro o cinco sismómetros para completar la red nacional.

En el último año tuvimos tres pequeños eventos que los sintió la población. No es que hayan sido los únicos registrados, sino que fue los que sintió la población. Todo eso responde a una estructura geológica particular que queremos monitorear, además porque es dónde tenemos la mayor concentración de población, por eso es fundamental tener bien cubierta toda esta zona. Donde hay más concentración los riesgos son mayores y la vulnerabilidad es mayor. El evento que se registró en 1888 fue de lo que sería un 5,5 de escala Richter, y si hoy se repitiera sería peligroso, porque en aquel entonces la población era de 200 mil habitantes y hoy tenemos dos millones sólo entre Montevideo y Canelones. Tenemos construcciones viejas y se ha reducido el tamaño de las columnas de 26 cm a 14. Hay una serie de cosas que pueden ser peligrosas si se repitiese un evento de magnitud semejante”, explicó.

Sánchez puntualizó que vienen trabajando junto con el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae),
el Servicio Geográfico Militar, y con de Presidencia de la República.

“En esta ocasión contamos con una súper maquinaria y lo que nos podría haber llevado diez días nos llevó dos”, dijo.

La experta señaló que aún hacen falta recursos para instalar nuevos equipos y para recursos humanos, y recordó que los integrantes de su equipo hace tres años que trabajan gratis. “Venimos trabajando lento pero seguros. Tenemos muchísimas preocupaciones y muchísimo trabajo. Queremos trabajar y tener una red de monitoreo y hacer una zonificación de las áreas de mayor riesgo. La sismología tiene un fin social, después viene la investigación, pero la primera preocupación que uno tiene siempre es la población”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone