Mamá Cultiva: el impacto del cannabis medicinal es tan positivo “que uno quiere contarle al mundo”

Charla sobre las propiedades medicinales en el Museo del Cannabis este sábado 21 de abril a las 19.30.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             El aceite de cannabis atenúa las convulsiones que provoca la epilepsia refractaria, los movimientos involuntarios del Parkinson, alivia dolores crónicos y trastornos del apetito y del sueño entre otros padecimientos afirmó en SobreCiencia la presidenta de la Fundación Mamá Cultiva Argentina, Valeria Salech. El impacto positivo que la sustancia tuvo en la calidad de vida de su hijo fue tal que “si se es sensible y empático se quiere salir a contarle a todo el mundo que existe una terapia de la que no se informa desde la medicina tradicional”, dijo.

Contó que su hijo, que sufre epilepsia desde el nacimiento y trastornos del espectro autista desde los tres años, tomó muchas drogas anticonvulsivantes y llegó un momento en que “era un niño dopado, permanentemente perdido, con pañales a los nueve años (…); un nene sin vida”. A partir del descubrimiento de la planta de cannabis y lo que podía dar, agregó Salech, comenzó a preparar aceite y pasó a tener un niño “que juega, que se ríe, que mira a los ojos, que está atento, que dejó de usar pañales y pudo dejar de usar la mitad de la medicación que tomaba”, repasó.

Salech dijo que por el momento se depende del cultivo y preparación particular porque la industria farmacéutica no está interesada en producir los derivados del cannabis de uso medicinal. “Hay cientos de casos de chicos que tomaban 30 o 40 pastillas por día, o de adultos con Parkinson que tomaban cantidad de medicación, que pasaron a tomar la mitad, entonces se da un conflicto de intereses raro”, comentó.

Puntualizó que los derivados del cannabis no significan una cura sino que son un paliativo de excelente calidad. “Soy de la idea de que esto es un tema de salud pública y que el Estado tiene que estar garantizando el mejor producto, de la mejor calidad, a todas esas personas que necesitan una terapia con cannabis”, dijo.

Salech dará una charla en el Museo del Cannabis este sábado a las 19.30 horas en el marco de las jornadas que se realizan con motivo del 4 20, Día Mundial del Cannabis.

Texto: Web Radio Uruguay.

Entrevista: Gustavo Villa

 

 

Segunda generación de estudiantes del Liceo de Tala representan a Uruguay en el World Festival FIRST LEGO League 2018

Los jóvenes uruguayos ya están en la competencia, que se realiza del 18 al 21 de abril en Houston, Texas, EE.UU.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   “Garra Charrúa 2”, es el equipo formado por Camilo Baldivia, Alina Cabrera, Ezequiel Curbelo, Melisa Perazza y Bruno Peña, todos ellos del Liceo “José Alonso Trelles” de Tala, Canelones.

Este grupo de estudiantes de cuarto año, fue el ganador del primer puesto en la categoría FIRST LEGO League (FLL), de la 4ª Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos de Plan Ceibal, que se llevó a cabo en noviembre de 2017, y cuya temática era “Agua y energías renovables”.

Este proyecto ganador consiste en una solución para atenuar el mal olor y sabor que constataron en el agua de Tala luego de estudiar las diferencias de concentración de cloro en distintos puntos de la ciudad.

Los jóvenes trabajaron a lo largo del año pasado con su docente Fernando Gómez y tuvieron la ayuda de los “Garra Charrúa” que representaron a nuestro país el año pasado en la misma competencia internacional, y que pertenecen al mismo centro educativo.

Fabiana Pedrini, responsable de la organización de las Olimpíadas de Robótica del Plan Ceibal, viajó con los ganadores y contó a SobreCiencia que ya hay más 300 laboratorios digitales de Plan Ceibal en nuestro país.

“Este es un trabajo de hormiga, ya llevamos más de siete años haciendo este trabajo y recién ahora estamos pudiendo ver los resultados, gracias a los trabajos de los chicos y de los docentes.

Y este año tenemos la suerte de tener más apoyo en lo que es las participaciones internacionales. El segundo premio de los que fue la FFL, es un equipo compartido, es el Liceo Nº 1 de Mercedes y la Escuela Técnica Superior “Pedro Blanes Viale”; que ellos van a representarnos en una competencia que se llama FIRST Global -del 15 al 18 de agosto en México-, y el Liceo de Toscas de Caraguatá, va a estar viajando en Mayo, al evento FIRST LEGO League Open de LEGOLAND en California, del 18 al 20 de mayo. Ellos van a presentar algo muy parecido a lo que hará este equipo de Garra Charrúa, que es sobre hidrodinámica”– detalló.

Por su parte, Alina Cabrera habló del proyecto que los llevó a EE.UU y contó que todos tienen 15 años, y que empezaron a ir a los talleres de robótica desde primero de liceo.

– “Tenemos tres pilares: valores, robots, y proyecto. En el proyecto, que es en base a la hidrodinámica, que era la temática, hicimos un dispositivo que quita el mal olor y el mal sabor del agua potable que hay en Tala y quita sustancias que a largo plazo que pueden ser malignas para la salud. Estuvimos trabajando seis meses, con kits de robótica y piezas con impresoras 3D, hicimos alrededor de tres piezas. También lo hicimos con materiales reciclados, cosa que los demás no tengas que comprarlo ni gasten mucho, sino que pueden hacerlo en sus casas”– explicó.

Ezequiel Curbelo, contó a SobreCiencia que esta es la primera vez que sale del país.

Fuimos a la NASA, a un parque de diversiones, es increíble, es impresionante, nunca había salido del país. Hemos visto a otros grupos de participantes, y hemos tenido contacto con otros grupos de otros países que también hablan español. Y la Asociación Uruguaya de Houston nos recibió en el aeropuerto y nos llevó a conocer muchos lugares”- contó.

Recordamos que ya se encuentra abierta la convocatoria para participar de la 5ª Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos de Plan Ceibal, que tendrá lugar en noviembre de este año y de la que saldrá el equipo que representará a Uruguay en el World Festival FIRST LEGO League 2019.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

Ya se puede participar de una nueva edición del concurso “Foto.Física 2018”

Una invitación a mirar el mundo cómo científicos y cómo artistas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                El concurso fotográfico “Foto.Fìsica” está organizado por la Sociedad Uruguaya de Física y tiene el objetivo de promover la ciencia a través de la fotografía. El desafío, que va por su decimoprimera edición ha contado con la participación de una centena de personas y más de doscientas fotos.

SobreCiencia conversó con el docente Martín Monteiro, uno de los organizadores del concurso, quien además integra el grupo de investigación SmarterPhysic en la Universidad de la República y es coordinador del Laboratorio de Física en la ORT. Monteiro contó que si bien todos pueden participar, está especialmente orientado a estudiantes de primaria y secundaria, para que los docentes trabajen con los estudiantes y los incentiven a formar parte del certamen.

“Hemos separado las categorías por edades. Tenemos la categoría escolar por un lado, para que los maestros y maestras trabajen en las escuelas con sus chicos en esto de intersectar un poco la ciencia con el arte. Luego tenemos la categoría joven que está enfocado en liceales para que profesores de Física o de arte trabajen en este tema. Y luego tenemos una categoría general que está dirigida al público en general, y ahí pueden estar incluidos profesionales tanto a la fotografía, como los profesionales del mundo de la ciencia”, explicó.

El experto agregó que este año hay plazo hasta el 26 de Agosto, ya que la idea es que haya tiempo para que la gente se vaya enterando del concurso, principalmente para primaria y secundaria, para que los docentes puedan pensar actividades y desarrollarlas con sus alumnos. Se participa directamente llenando un formulario online, en la página web: foto.fisica.edu.uy.

“Hay que verlo como un concurso de fotografía, ya que se tienen que respetar los elementos básicos de una buena fotografía, más allá de los conceptos físicos que puedan estar en el idea. Hay dos tipos de fotografía, nosotros llamamos las fotografías espontáneas y las preparadas. Estas son las más comunes, que es cuando se prepara un montaje o se arma una situación en la cual se muestra un fenómeno físico de forma interesante y vistosa. La idea es invitarlos a que miren el mundo un poco como científicos y un poco como artistas”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: “El planeta en nuestras manos” Diego Ramón Castro Olivera (Montevideo).                2º PREMIO – Categoría General, concurso Foto.Fìsica 2015.

Entrevista: Gustavo Villa

“Semana de la Astronomía de Rocha” del 16 al 20 de abril

Habrá charlas de divulgación, talleres, actividades para escolares y liceales y un curso de actualización docente.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Del 16 al 20 de abril se realizará “Semana de la Astronomía de Rocha” el comenzará el próximo 16 en el marco de la cual habrá charlas de divulgación, talleres, actividades para escolares y liceales y cursos de actualización docente. También se realizará la premiación de un concurso de fotografía astronómica.

Andrea Sosa, doctora en Física, licenciada en Astronomía y Responsable del Observatorio Astronómico del Centro Universitario Regional del Este (CURE), contó a SobreCiencia que el objetivo de esta “Semana de la Astronomía” es dar un panorama actual de la cosmología moderna.

El Observatorio Astronómico del CURE fue inaugurado en setiembre del 2016 y está ubicado en el kilómetro 205 de la ruta 9. Debido a su presencia, se han realizado diversas actividades de formación en la materia, despertando interés, tanto en actores de la enseñanza como en el público en general.

Nosotros nos hemos encontrado cuando nos instalamos en el Centro Universitario Regional del Este para nuestra sorpresa, con el interés que había de fomentar esta ciencia en el CURE, como con la gente que se fue acercando por varios motivos. Hemos organizado cursos, el año pasado hicimos cursos de astrofotografía, de fundamentos de astronomía observacional destinado al público en general. También hemos dado charlas por distintos localidades de Rocha, concientizando la protección de la oscuridad del cielo nocturno, y ahora estamos en una etapa del observatorio, donde hemos completado la parte de mejoras instrumentales para empezar una fase de producción más científica. Y por estos días, estamos dedicados a tareas de extensión”, explicó.

Una semana para mirar para arriba

La Semana de la Astronomía de Rocha incluirá un ciclo de charlas abiertas al público en general que se realizarán en la sede del Instituto de Formación Docente del departamento, a las 18 horas, con el siguiente cronograma:

Lunes 16, “Astronomía y Escuela”, Mag. María Dibarboure e Insp. Reina Pintos.
Martes 17, “Del Sistema Solar a los exoplanetas”, Lic. Julio Fernández.
Miércoles 18 “Palabras de cielo”, Prof. Néstor de la Llana.
Jueves 19 “Una vuelta al Universo en 60 minutos” Dra. Andrea Sosa.

El viernes 20, y a cargo de la inspección de Astronomía del Consejo de Educación Secundaria (CES), habrá relatos de experiencias a cargo de estudiantes liceales y la presentación del Proyecto de Observatorio Robótico, a cargo de ex Olímpicos de Astronomía.

También habrá visitas al Observatorio y un curso de actualización docente. Los grupos de escolares que se anoten con tiempo a la página web de la actividad podrán participar de la muestra interactiva: “Niños, jóvenes y adultos al alcance de la Astronomía” y del Planetario Móvil, Kappa Crucis.

Estamos trabajando en coordinación con la maestra Katiuska Motta del Instituto de Formación Docente (IFD) de Rocha, el director del instituto, profesor Néstor de la Llana, la maestra Alda Pérez (Museo Regional “MDLS”), y los Inspectores Roberto Pereira del CEIP y Óscar Domínguez del CES.

Están los tres sistemas educativos representados en estas jornadas que vamos a iniciar. Habrá actividades todos los días, algunos más orientados a escolares, donde vamos a explicar para que aprendan correctamente, y promocionar el Observatorio. También tendremos talleres donde se podrá poner en práctica los conocimientos básicos de astronomía. La idea es dar un panorama actual de la cosmología moderna. Hay muchos maestros y docentes que no conocen aún el observatorio Astronómico del CURE”, concluyó.

La información detallada, puede encontrarse aquí

Para inscribirse a las actividades: aquí

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

La Facultad de Química trabaja en varios proyectos para la elaboración de alimentos funcionales

“Programa Impulsa Alimentos” del Cámara de Industrias apuesta no sólo a la buena nutrición sino también a la mejora de la salud.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Técnicos de la Facultad de Química trabajan en el “Programa Impulsa Alimentos” de la Cámara de Industrias, con el objetivo de apostar no sólo a una buena nutrición sino también a la mejora de nuestro estado de salud.

Los alimentos funcionales son aquellos que aportan determinados beneficios mejorando la salud y reduciendo el riesgo de contraer enfermedades crónicas no transmisibles como es la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

La especialista en ingeniería alimentaria Alejandra Medrano de la Facultad de Química dijo a SobreCiencia que la idea es trabajar desde la ciencia para brindar apoyo a la industria en el desarrollo de nuevos alimentos.

“Desde el Departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos vamos en camino para el desarrollo de alimentos saludables. Trabajamos en el “Programa Impulsa Alimentos” de la Cámara de Industrias, apoyando al desarrollo de alimentos y tratando de aconsejar sobre las formulaciones y procesos.

Desde el punto de vista de la investigación, nosotros tratamos de desarrollar alimentos que podamos nutrirnos y a la vez poder reducir los riesgos de contraer estas enfermedades. En nuestro grupo estamos trabajando en yogures y productos funcionales que mediante la incorporación de diferentes compuestos bioactivos son ingredientes que les estamos incorporando para, por ejemplo, aumentar la cantidad de fibra de un alimento. Esto no quiere decir que sean alimentos ultraprocesados. También estamos trabajando en compuestos naturales, como compuestos antioxidantes, que van a estar atenuando la acción degenerativa de lo que son los radicales libres que hay en nuestro organismo. Ahí estamos disminuyendo el daño oxidativo. Estamos desarrollando alimentos que son más adecuados para la población”, detalló.

Medrano remarcó que la idea es trabajar en conjunto con la industria y no “hacerla un demonio” sino apoyarla y trabajar en equipo.

La científica dijo que el trabajo se enfoca en que cada persona es única, pero aclaró que también hay que tener en cuenta que cuando nosotros consumimos un alimento hay interacciones o reacciones que se están dando en el mismo alimento cuando lo estamos consumiendo.

“No es lo mismo consumir azúcar libre, que consumir el azúcar dentro de un alimento. Eso es la parte que nosotros conocemos más, las interacciones que se dan en los componentes químicos que forman el alimento. De esa forma, nosotros modificamos la formulación de un alimento, por ejemplo, para que la disponibilidad de ese azúcar sea menor. Nosotros ayudamos a la industria desde ese punto”, contó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

Concurso de crecimiento de cristales, un incentivo para el aprendizaje de la química

Entrevista de SobreCiencia a Ivana Aguiar, integrante de la Cátedra de Radioquímica, de la Facultad de Química.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Los estudiantes de cuarto y sexto año de la Escuela 65 obtuvieron las medallas de plata y bronce en la categoría subonce del Concurso Internacional de Crecimiento de Cristales edición 2017, una iniciativa de la Unión Internacional de Cristalografía (IUCr, por sus siglas en inglés) que promueve el interés en torno a la cristalografía en el mundo entero.

Los estudiantes reconocidos, quienes trabajaron a cargo de la maestra Daysi Alfaro, participaron previamente del Concurso Nacional de Crecimiento de Cristales 2017, programa de la Facultad de Química que, a través de un grupo de docentes tutores que orientan e instan a escolares y liceales a participar de la experiencia, renuevan su compromiso con la divulgación de la cristalografía entre los más jóvenes.

Para participar de la competencia, cada grupo de escolares envió un video donde fue registrada su experiencia con el crecimiento de cristales, dando cuenta del proceso de obtención de las piezas finales. Estos trabajos fueron evaluados en base a la creatividad, la claridad de exposición, la organización del plan de trabajo y el trabajo experimental, además de los criterios estéticos elegidos.

Más allá de los certificados y medallas, queda para estos niños lo intangible y relevante: la satisfacción inmensa del reconocimiento al talento, el esfuerzo y el trabajo en equipo. Para la escuela y el equipo docente impulsor de la propuesta, la recompensa es también una certeza: la de estar recorriendo, con creces, el mejor de los caminos.

Compartimos la entrevista de SobreCiencia a la doctora Ivana Aguiar, integrante de la Cátedra de Radioquímica, de la Facultad de Química.

Ver la web del concurso: www.cncc.fq.edu.uy

Texto: Web Radio Uruguay

Foto: Ivana Aguiar

Entrevista: Gustavo Villa

Comprueban que el cerebro se desintoxica mientras dormimos

Día Mundial del Sueño Entrevista al Dr. Pablo Torterolo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             El 16 de marzo se celebró el día Mundial del sueño con el lema “Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida”. El objetivo de la jornada es dar a conocer la importancia de tener un buen dormir para una buena calidad de vida y respetar los ritmos circadianos en el sueño.

El especialista Pablo Torterolo, profesor agregado del Laboratorio de Neurobiología del Sueño de la Facultad de Medicina de la Universidad de la república, dijo a SobreCiencia que es importante entender el sueño y conocer los trastornos que produce la privación prolongada del mismo. Este Día del Sueño fue creado por la Asociación Americana de Medicina del Sueño (AASM).

El sueño ocupa un tercio de nuestras vidas si pensamos en un adulto; pero por ejemplo, en un recién nacido, es gran parte de su día y se vuelve fundamental para el desarrollo del cerebro. Para mantener una buena vigilia, es necesario tener un buen sueño. Son estados complementarios, y a su vez, el sueño no es un estado homogéneo, sino que dentro del dormir hay distintas etapas con diferentes funciones muy relacionadas. Tenemos el sueño lento y después tenemos el sueño REM, en el que el cerebro está totalmente activo, que es dónde ocurre la actividad onírica, los sueños. Lo que se tiene claro es que un reposo en vigilia puede servir para el descanso corporal, pero no para el cerebro, el cerebro necesita muchísimo el sueño”, explicó.

Torterolo dijo que el dormir poco durante mucho tiempo genera trastornos neurológicos, psiquiátricos, cardiovasculares y endocrinos. Aumenta la depresión, la ansiedad e incluso el consumo de drogas, agregó.

Aumenta el índice de infarto, favorece la caída de la actividad del sistema inmune, que está relacionado con el cáncer. Se ha visto que aumentaría la incidencia de algún tipo de cáncer y también se ha estudiado la privación de sueño relacionada con la diabetes tipo dos”, detalló.

Entre los estudios recientes sobre el sueño está que una de las posible funciones es la detoxificación del cerebro, que significa que se produce una “limpieza química” mientras dormimos. También hay indicios de que la privación de sueño aumentaría la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Los estudios sobre el sueño empezaron a finales del siglo XIX, y en el siglo XX se fue desarrollando cada vez más con muchos hitos importantes para entenderlo. Uno de los primeros y más fuertes fue el descubrimiento del electroencefalograma. Fue Hans Berger, un fisiólogo alemán, y enseguida varios otros grupos de investigadores, los que vieron que la actividad eléctrica cerebral cambiaba durante el sueño. Otro hito importantísimo fue en el año 1953, Aserinsky y Kleitman descubrieron el sueño REM (Rapid Eye Movements), que vieron que por momentos la persona estaba dormida, pero tenía una actividad eléctrica muy parecida a la vigilia y movía mucho los ojos. Y cuando despertaban, decía que había estado soñando. Ahí hubo una explosión de la investigación del sueño, a partir del año 1953”, contó.

El científico explicó que está demostrado que estamos durmiendo cada vez menos debido a horarios nocturnos de trabajo, a la luz artificial y al uso excesivo de pantallas electrónicas como celulares, computadoras y televisores. También hizo referencia a los trabajos críticos, por ejemplo el de los conductores profesionales, que tienen un promedio de menos de cinco horas de sueño.

Esto puede llevar muchos trastornos al trabajador y a aumentar el riesgo de accidentes. El trabajador está sufriendo porque el sueño en el ser humano está diseñado para que sea durante la noche. Dormir durante el día genera siempre algún tipo de trastorno”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

Investigación científica detectó bacterias multiresistentes que nunca habían aparecido en Uruguay

El próximo paso es comparar esas bacterias con las que se encuentran en los centros de salud.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Un proyecto conjunto entre el Institut Pasteur de Montevideo, el LATU y la Intendencia capitalina, con financiamiento de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII); analizó los fluidos de los sistemas de saneamiento de Montevideo y las aguas de las playas de la ciudad, buscando identificar microorganismos que peligran la salud humana, que hasta ahora pasaban desapercibidos por las técnicas utilizadas.

Este jueves, en el Institut Pasteur se presentaron los primeros resultados de esta investigación, a cargo del Dr. Gregorio Iraola, quien integra la Unidad de Bioinformática del Instituto.

Iraola contó a SobreCiencia que la resistencia a antibióticos es uno de los problemas sanitarios de mayor relevancia a nivel mundial. Las bacterias que tiene resistencia causan infecciones muy difíciles de tratar y por tanto complican mucho a los pacientes que las tienen.

– “La Intendencia se dedica a hacer el monitoreo rutinario de playas y del sistema de saneamiento, y nosotros estamos incorporando otras técnicas de mayor poder , en cuanto al poder de resolución que tienen para identificar microorganismos que pueden estar asociados, por ejemplo, a infecciones, o tener riesgos para la salud humana y animal. Dentro de ese universo de posibilidades que nos da la metagenómica y la genómica, estamos enfocados en estudiar aquellos microorganismos que tienen resistencia a antibióticos”- explicó.

El experto agregó que en el agua de saneamiento hay una diversidad y una abundancia de genes que codifican resistencia a antibióticos mucho más alta que en el agua, por ejemplo, de playas u otro tipo de efluentes.

Iraola puntualizó que esto indica que las aguas crudas de saneamiento representan un riesgo potencial para la salud mayor que otros ambientes, algo que es esperable, ya que el agua del sistema de saneamiento está contaminada con desechos de todo tipo.

– “Se han encontrado estas mismas tendencias en otras ciudades del mundo. Y hay que aclarar que esto es así porque el sistema de saneamiento funciona bien, porque esto tiene que estar ahí dónde el sistema está diseñado para llevárselo a un lugar seguro, por lo tanto, esta diferencia entre el agua de saneamiento y el agua de playas, es positiva. Hay cosas que sólo aparecen en el saneamiento y no aparecen en playas, que son las cosas más peligrosas, los indicadores de mayor riesgo no están presentes en las playas. Esto está basado en un muestreo durante el año 2016, nos gustaría continuar este estudio, por ejemplo, saber qué diferencias hay entre el invierno y el verano”- remarcó.

El científico dijo que el valor de esta investigación es el haber podido identificar los genes que están más presentes en el sistema de saneamiento, para conocer para qué antibióticos esos genes obtienen resistencia. Además confirmó que los microorganismos multiresistentes que están siendo encontrados en todo el mundo, están también presentes en nuestro sistema de saneamiento, lo que significa que la última mutación de los mismos  está instalada aquí.

– “Esta información pretende ser de utilidad para diferentes autoridades, de la Intendencia o del Ministerio de Salud Pública, y el de Ganadería, Agricultura y Pesca; para que puedan tener esta información y utilizarla y tomar decisiones conscientes en función de lo que es la realidad de nuestra ciudad. Nuestra función es darles las herramientas para que los actores de las sociedad tomen las mejores decisiones”-agregó.

Iraola contó que el próximo paso en esta investigación consiste en poder comparar las bacterias encontradas en el saneamiento con las bacterias que se encuentran en los hospitales causando infecciones multiresistentes.

– “Si nosotros confirmamos que son las mismas, los mismos tipos de bacterias y los mismos mecanismos de resistencia que están ocurriendo en ambos lugares, ahí tenemos que pensar que hay algún tipo de transición que sería bueno identificar. Saber cómo se produce para poder mitigar la presencia de bacterias multiresistentes en áreas tan susceptibles como son los centros de cuidados intensivos.

Otro aspecto a resaltar es que nosotros hemos generado una cantidad de protocolos y estrategias de investigación sobre este material que es el agua saneamiento y de playa, pero esta estrategia se puede transferir para estudiar diferentes tipos de muestras y de ambientes como pueden ser efluentes de tambos o de frigoríficos, o de cualquier otro tipo de industrias. Hay un concepto a nivel global que se denomina ‘una sola salud’, ese concepto lo que describe es que la salud humana está conectada con los animales de producción y la salud de animales silvestres que viven dónde los humanos viven. Estudiar el ciclo completo es lo que se está apuntando a nivel global para resolver problemas de salud humana” concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

¿Qué pasa en el cerebro cuando aprendemos a leer?, una mirada desde la neurociencia.

“Leer y escribir sigue siendo una de las cosas que más ha cambiado el mundo”, entrevista al Dr. Juan Carlos Valle Lisboa.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Dentro de las actividades por la Semana del Conocimiento del Cerebro se desarrolló un taller dirigido a docentes denominado “El cerebro lector”, una cita que ha colmado las expectativas de los organizadores, que ya anunciaron repetir la experiencia en este 2018.

SobreCiencia conversó con Juan Carlos Valle Lisboa, docente de Facultad de Psicología e integrante del Centro Interdisciplinario en Cognición para la Enseñanza y el Aprendizaje (Cicea), de la Universidad de la República.

En Cicea se desarrollan actividades de docencia, investigación y extensión con el objetivo de fortalecer el aporte de las Ciencias Cognitivas a la Educación. Actualmente trabajan en un convenio conjunto con el Consejo de Educación Inicial y Primaria (Ceip), que busca estudiar las trayectorias educativas y de qué manera se puede intervenir en ellas para mejorar la enseñanza y el aprendizaje.

Este es un tema que se ha debatido mucho en la comunidad internacional, saber qué tanto puede aportar la neurociencia a la educación. Y si hay aportes, sobretodo si la neurociencia trabaja en conjunto con la psicología cognitiva y con otras ramas de las que se llaman las ciencias cognitivas, porque son las que han estudiado más qué pasa cuando aprendemos. Podemos decir que tenemos una teoría bastante bien soportada de qué precisamos para aprender a leer y eso es un tema interesante que está bueno que se conozca. Las teorías no son los métodos, los métodos son los que aplica el maestro en la clase y eso es más complejo, pero sí está bueno tener algunas ideas o principios, y un poco de es lo que se trata en el taller”, contó.

Valle Lisboa dijo que una de las bases que no nos tomamos en serio es que no es tan natural aprender a leer ya que “se habla que la escritura se inventó en la Mesopotamia hace cinco o seis mil años, pero en la mayor parte de la existencia del homo sapiens no hay escritura, algo diferente al lenguaje. Porque cualquier tribu perdida en cualquier lugar del mundo tiene un lenguaje articulado y complejo. Tenemos toda una serie de procesos para aprender el lenguaje, pero para aprender la lectura no. La lectura es un invento, es una tecnología, que es interesante porque utiliza zonas del cerebro muy específicas, y eso es sorprendente”, agregó.

El experto resumió que cuando aprendemos a leer tenemos que “reciclar” parte de nuestro cerebro, porque parte de las capacidades de distinguir, del reconocimiento visual de patrones, son recicladas para reconocer las letras y asignarle significados.

“Cuando uno analiza desde el punto de vista neurobiológico, lo que pasa es que cierta zona del cerebro, que se especializa en reconocer caras u objetos complejos, empiezan a reconocer estas estructuras cuando uno aprende a leer. Eso tenemos que lograr, que el sistema visual se empiece a acostumbrar, que aprenda a reconocer y sepa distinguir letras y palabras. Incluso cuando leemos de forma experta ya no lo descomponemos, pero sí tenemos que hacerlo cuando nos encontramos con una palabra desconocida. No vamos letra a letra, pero al principio, y para palabras muy desconocidas, no queda otra. Lo que dice básicamente la neurociencia es que ese proceso inicial hay que hacerlo bien, y eso requiere enganchar lo visual con el sonido, con el lenguaje”, detalló.

El científico dijo que cuando se aprende a leer, cambia la agudeza visual y cambia la capacidad de percibir el sonido de la lengua. Por eso enfatizó que en los procesos iniciales, el ejercicio caligráfico es importante, ya que existe evidencia de que es importante que los niños dibujen las letras y las palabras y desarrollen sus propias escrituras.

A cualquier edad se puede aprender a leer y a escribir, hay muchos casos de analfabetos tardíos que se les enseña a leer a escribir, e incluso los cambios que ocurren en su cerebro son muy parecidos a un niño que empieza a leer y a escribir. Pero empezar muy temprano puede tener problemas de frustración, porque hay niveles de maduración que son muy importantes seguir en el niño. El niño tiene que poder a jugar con los sonidos del lenguaje, tiene que hablar más o menos bien, tiene que tener un léxico claro, porque si no hay un buen desarrollo fonológico, no es bueno empezar”, aclaró.

Con respecto al aprendizaje tardío Valle Lisboa puntualizó que parte de nuestro vocabulario lo aprendemos leyendo, ya que vamos adquiriendo nuevas palabra y nuevas estructuras gramaticales sin darnos cuenta. Por eso, el empezar muy tarde, hace que la persona conozca menos palabras y haya visto menos estructuras.

Por eso los niños tienen que leer y continuar leyendo. Por ejemplo a un adolescente de 15 años que nunca leyó nada, hay muchos libros que no voy a poder darle como “100 años de soledad”, pero tampoco le voy a dar un libro infantil porque es el que puede entender. Ahí está el problema, cuando las personas se pierden del camino de la lectura. Está claro que como forma de acceder a la cultura y a niveles más elaborados del conocimiento la lectura te cambia pila, es una de las tecnologías más importantes que seguimos teniendo. Leer y escribir sigue siendo una de las cosas que más ha cambiado el mundo”, reflexionó.

Hay un rol importante, y creo que la nueva Universidad de la Educación cuando salga tiene que trabajar en eso, es que así como formamos a los médicos para que sean críticos con la literatura científica va a tener que pasar lo mismo con los educadores. Vamos a tener que considerar que el educador es cómo el médico de la mente. Y hay que darle las herramientas para que pueda hacer ese proceso de evaluar la literatura críticamente.

“Es importante que los niños aprendan a descomponer los sonidos de las palabras, que aprendan el sonido de las letras, cómo se componen, que tengan experiencia lectora, que es importante escribir y que sigan creciendo en su capacidad de aprender a leer”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

“El microscopio mágico”, un software para promover el aprendizaje científico en educación primaria.

El proyecto comenzará el 1º de abril y se aplicará en seis escuelas a través del Plan Ceibal.                                                                                                                                                                                                                                                                                “El microscopio mágico” es una iniciativa que será financiada por el Fondo Sectorial “Inclusión Digital: Educación con nuevos horizontes” impulsado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

SobreCiencia conversó con la responsable del proyecto, Alejandra Kun, del Departamento de Proteínas y Ácidos Nucleicos del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (Iibce).

Kun dijo que “El microscopio mágico” involucra a veinte investigadores de las Facultades de Ingeniería; Veterinaria, Agronomía, Medicina y Ciencias; además de integrantes del IIBCE.

-“Nuestro objetivo es acercar la exploración desde el mundo que ven los ojos a otro mundo que no se ve. Nosotros planteamos trabajar en la interfase, que es justamente cómo accedemos a ese mundo invisible a los ojos, que es un micromundo que nos ayuda muchas veces a entender el macromundo”-expresó.

El programa permitirá que los niños, con sus ceibalitas, accedan a un microscopio virtual y a una plataforma de aprendizaje con contenidos vinculados a la tecnología de la microscopía.

La idea es generar contenidos que permitan por ejemplo acercarte a una célula, ver los objetos que tiene dentro y ver las dificultades que plantea la herramienta del microscopio, cómo es poder hacer foco, acercar o disminuir el acercamiento a la muestra y teñirla con diferentes colorantes. Permitirá acercarlos por ejemplo a la microscopía clásica, la confocal, la electrónica, la de barrido, la de fuerza atómica, pero a través de objetos cotidianos que puedan tener una mirada diferente, que no es la clásica de los libros que nosotros usábamos. Y a su vez, jugar con algunos conceptos importantes, por ejemplo cuando tú movés el micrométrico en un microscopio aparecen cosas en foco y cosas fuera de foco. Y esa idea tiene que ir asociado al concepto de volumetría, a que no es una cosa chata, que es un objeto en el espacio y que tiene diferentes partes”, detalló Kun.

Otro de los objetivos de “El microscopio mágico” es que las escuelas usen el microscopio que tienen y pidan más microscopios para trabajar, ya que esta herramienta virtual puede utilizarse para aprender a manejarlo. “Muchas veces no se utilizan por miedo a romperlos. Y el software puede ayudar en eso. El software va a plantear cómo preparar una muestra, cómo hacer para mirarla en el microscopio, contiene una especie de ‘recetas’ para aprender a manejar un microscopio de verdad”, dijo Kun.

La científica, si bien aclaró que la pedagogía no es su área, explicó que Clemente Estable y un grupo de maestros llevaron a cabo lo que se denominó Plan de Pedagogía Causal, en el que la idea era que el niño debía ser el centro en cuanto a creatividad y a capacidad de comprender, ya que la educación tenía que estar enfocada mucho más en el niño como generador de educación y no tanto en el maestro.

Una de las críticas que se le hizo al proyecto, que entiendo que hay que acusar recibo de ella, es que no tiene una propuesta pedagógica propia. Y efectivamente no la tiene, porque  la propuesta pedagógica que tiene es el plan actual que existe en enseñanza primaria. Nosotros somos investigadores; biólogos, ingenieros, agrónomos, que tenemos una formación en el área de biología y el área de la informática y que vamos a tratar de hacer lo posible para generar una herramienta que les permita a los niños acceder a la información y a elementos que están planteados en el plan de Primaria.

Nuestro objetivo es que sea algo lúdico, divertido para el niño, que lo enganche.
El Plan se empiezará a ejecutar el primero de abril, dura dos años, la primera etapa que es la más difícil, la de la elaboración del software, va a durar entre seis y siete meses.  Mientras tanto, los subproductos que vayan surgiendo de eso van a empezar a aplicarse en seis escuelas experimentales, tres de Montevideo y tres del interior. La idea que tenemos es que se empiece a aplicar en los segundos seis meses del primer año, y en el segundo año, tenemos la aspiración de hacer un ensayo más grande, en treinta escuelas”, concluyó.

El proyecto incluye seminarios y talleres previos con los maestros para generar un intercambio entre todos los componentes de la educación, y los investigadores.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

1 2