Estudian consecuencias del derretimiento glaciar en el ecosistema marino de la Antártida

El derretimiento puede ser una consecuencia del cambio climático.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Natalia Venturini, de la Facultad de Ciencias, explicó en Sobreciencia que su proyecto busca evaluar las consecuencias del derretimiento glaciar en la calidad y disponibilidad del alimento para el ecosistema costero marino antártico.

“Partimos de la premisa de que la materia orgánica que está en la columna de agua (y que tiene origen marino) es fácil de asimilar y tiene un alto valor nutricional para los organismos que habitan el sistema marino. La materia orgánica que procede del ambiente terrestre tiene otra composición, es difícil de digerir y de asimilar por parte de los organismos marinos. (Por eso) un mayor aporte terrestre estaría disminuyendo la calidad del alimento disponible para los organismos marinos”, explicó.

Texto: Web Radio Uruguay

FOTO: IAU

Entrevista: Gustavo Villa

Este verano se cumple la campaña antártica más larga que ha realizado Uruguay

Son unos 180 días de actividades científicas y logísticas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Älvaro Soutullo, coordinador científico del Instituto Antártico Uruguayo, destacó en Sobreciencia que este año se destinarán unos 180 días a actividades logísticas y científicas.

Son unos 15 proyectos, contó e informó que algunos de ellos ya se iniciaron. Comentó la idea de patentar un derivado de la actividad metabólica de una bacteria: “Es una enzima que repara ADN dañado por los rayos ultravioletas y que se pueden incorporar a cremas de protección solar. Eso tendría aplicaciones prácticas muy evidentes”, remarcó.

Otro de los proyectos analiza la potencialidad de pigmentos derivados de algas rojas para mejorar la captación de energía solar, recordó.

En esta campaña de verano van a desarrollar trabajo de campo y a realizar tareas logísticas, comentó Soutullo en diálogo con Sobreciencia.

“Estamos en un esfuerzo de mantenimiento de la base. Una aparte importante de la actividad esta centrada en trabajos logísticos”, informó y agregó que fortalecer la capacidad de investigación en la base es una prioridad, por lo que se va ampliar el espacio de laboratorio.

Texto: Web Radio Uruguay

Foto: IAU

Entrevista: Gustavo Villa

Se puede minimizar el impacto de los zorros en la depredación de ovejas, según estudio

“Nosotros siempre hablamos de un equilibrio dinámico”, dijo la científica del IIBCE, Natalia Mannise.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Avanza la investigación que llevan adelante científicos del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) para determinar —mediante el análisis genético— si las ovejas forman parte de la dieta de los zorros que habitan Uruguay. La investigadora Natalia Mannise, del Departamento de Biodiversidad y Genética del IIBCE, contó a SobreCiencia cómo avanza la investigación para caracterizar a los predadores que atacan a las majadas de ovinos.

En el 2016, la experta dio cuenta de los detalles de este proyecto de doctorado y el trabajo de campo que realizarían para estudiar genéticamente diferentes especies de cánidos.

En Uruguay hay dos tipos de especies de zorros; el de campo, que es de color gris y que frecuenta campos abiertos; y el de monte, que tiene un pelaje marrón. La investigación se viene desarrollando en dos establecimientos del Secretariado Uruguayo de la Lana, uno en el departamento de Florida y otro en Salto. Estos establecimientos tienen un manejo del ganado muy distinto, y a su vez, los suelos son muy diferentes.

“El año pasado terminamos los muestreos. En cada uno hice tres muestreos, uno en verano, otro en la época de parición —que es en primavera— y otro en invierno. Esto me va a permitir ver en los dos establecimientos que analicé, la dieta de estas especies con métodos genéticos de última generación. Vamos a poder ver las diferencias de dieta en cada uno de los establecimientos y en distintas épocas; y el efecto que tiene la parición de las ovejas sobre la dieta de estos zorros. Porque se supone que el momento que hay más vulnerabilidad hipotética al ataque de los zorros, tiene que ver con los nacimientos, que ocurren en setiembre y octubre.

En los establecimientos del Secretariado Uruguayo de la Lana, que son campo, hay solamente una de las especies de zorro, a pesar de que nos hemos metido en montes, sólo hemos encontrado al zorro de campo. Y en otro estudio que hemos hecho en Lavalleja lo que estuvimos viendo es que en zorro de monte no aparecen restos ovinos, a pesar de que el zorro se mueve, y podrían en la época de parición haber consumido, pero no aparecen. La población de estudio por ahora sería la del zorro de campo”, detalló.

Si bien la investigación está en curso, aparecen ideas de que con un adecuado manejo se puede minimizar el impacto de lo que puede ser una depredación de majada por parte de estos cánidos.
La científica destacó que esta información de base es la que se necesita para que se tomen decisiones con mayor consciencia y para generar menores impactos, tanto para la naturaleza como para el sector agropecuario.

Nosotros siempre hablamos de un equilibrio dinámico, si bien también es importante preservar los recursos, también es importante que se puedan desarrollar las actividades agropecuarias que necesitan los distintos productores para poder sobrevivir. Entonces siempre estamos en un compromiso entre las actividades humanas que necesitamos para subsistir en el campo y un equilibrio ecosistémico con los recursos naturales que ya existen desde millones de años antes de que llegaran los colonizadores y los humanos”, expresó.

Mannise relató que en el trabajo de campo realizado el último invierno, en ambos establecimientos del SUL estaban entrenando perros maremanos, que son los perros blancos que controlan las majadas. En el caso de los muestreos en el departamento de Florida, donde anteriormente había más muestras de fecas de zorros, no encontraron nada, ya que el perro estaba en el potrero.

Fue una frustración para nosotros. Ahí nos dimos cuenta de que realmente la presencia de otro carnívoro, por el olor, por el ruido, porque los corre, está ahuyentando a los zorros. Parece que es una medida eficiente. Lo que se suele hacer en el campo cuando hay problemas con el zorro es que se pone carniza contaminada, y es bastante indiscriminado porque matás zorros y matás también otras cosas, y a veces capaz que hay otras estrategias. Muchas veces dicen que los zorros son plagas, en realidad no sabemos si son plagas, porque no conocemos cuál es el tamaño de la poblaciones de zorros que habitan nuestro territorio”.

Otro aspecto de esta investigación de tesis de doctorado es analizar la prevalencia y el rol que pueden cumplir estos cánidos silvestres en la enfermedad neosporosis bovina, que causa abortos en el ganado vacuno. Esta línea de investigación es interinstitucional, porque involucra además al Instituto de Investigación Agropecuaria (INIA) y al Institut Pasteur.

Aguará Guazú

El Aguará Guazú es el cánido más grande de América del Sur, con una gran parte de su distribución en el centro sur de Brasil, Paraguay, parte de Argentina, Bolivia y en Uruguay se han encontrado algunos registros, pero el último en el 2006, en Centurión, departamento de Cerro Largo. Esta especie es un animal muy grande, tiene 70 centímetros de altura y de largo contando la cola 130 centímetros, tiene un aullido que puede ser espeluznante y no es como las otras dos especies de zorro, que son pequeñas. Se creía extinguida, ya que se había encontrado uno en 1989 en Farrapos, Río Negro.

Esta especie a nivel global está considerada cercana a la amenaza, porque gran parte de su área, lugares de sabana o de pasturas más altas, esos ambiente se están reduciendo mucho por el crecimiento de las ciudades y por desarrollo de cultivos como la soja y la caña en Brasil. Esto hace que los animales estén dispersándose de los lugares donde estaban habitualmente, buscando sitios donde establecerse, y se estima que pueden caminar cerca de 20 kilómetros diarios. Es una especie que tiene características particulares dentro de los cánidos, uno es el extenso ambiente que ocupa. Cuando hablamos en conservación de especies que ocupan ambientes tan extensos, hablamos de que cuando protegemos esa especie y el ambiente que ocupa, vamos a estar protegiendo otras especies. Esta especie actúa como “especie paraguas, o sombrilla”.

Mannise opinó que le gusta pensar en algo más alentador y resaltó que desde la Dinama, ha habido un cambio positivo y han brindado talleres en el que participaron científicos, integrantes de ONG y cazadores habilitados.

Hay que sentarse y hablar y buscar soluciones en consenso porque es de la manera en que va a funcionar, porque no va a funcionar de otra manera. Los cazadores que participaron de ese taller son los que están habilitados en la caza del jabalí, que es lo que ahora preocupa. Pero hay muchos otros que cazan, que no están autorizados”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista Gustavo Villa

Proyecto “Telesalud aplicada al seguimiento de pacientes” fue ganador de “BSE Innova 2017”

El ahorro en transporte y manutención permitiría financiar el proyecto, dijo el gerente del Departamento de Gestión de la Estrategia y Proyectos, Mauricio Marzol.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  El concurso “BSE Innova 2017: Tu idea vale” planteaba la innovación como herramienta estratégica para la eficiencia operativa y estaba dirigido al personal presupuestado, contratado, suplente y becario del Banco.

En la segunda edición de esta iniciativa —realizada por el Banco de Seguros del Estado (BSE) y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII)— se presentaron 48 ideas innovadoras y participaron 91 integrantes de la institución.

Mauricio Marzol, gerente de funciones del Departamento de Gestión de la Estrategia y Proyectos del BSE, dijo a SobreCiencia que la idea era recibir proyectos que ejemplificaran lo que puede ser eficiencia operativa y que se generaran ideas que tiendan a potenciar el intraemprendedurismo y el compromiso profesional.

Hay que destacar la importancia de la fecha en la que hicimos entrega de este premio, el pasado 27 de diciembre, cuando el BSE cumplió 106 años de vida. No hay mejor homenaje para una institución con tanta trayectoria que presentar ideas innovadoras que van a permitir transformar a la organización”, expresó.

Los premiados de “BSE Innova 2017” fueron cinco proyectos, de los cuales tres surgen del sector de la central de servicios médicos. Marzol dijo que este es un sector muy activo, impulsado y motivado por la construcción del nuevo centro del Banco de Seguros, que se espera se inaugure a mediados de este año. “Estamos redefiniendo una cantidad de procesos y hay un clima de innovación, de cambio, de apertura al cambio que es muy dinámico y positivo”, subrayó.

Los premiados

El proyecto ganador se denomina “Telesalud aplicada al seguimiento de pacientes” y fue presentado por Gustavo Muller. La iniciativa propone una mejor atención de la que reciben actualmente los siniestrados de accidente de trabajo, principalmente los del interior del país, que tienen que trasladarse a Montevideo para ser atendidos. Este proyecto apunta al seguimiento de recuperación de un paciente en forma remota.

“Gran parte de las veces estas personas tienen problemas de movilidad y tienen que ser acompañados por algún familiar que a su vez debe dejar de trabajar. Este proyecto es un beneficio para esas personas, porque los médicos pueden hacer el seguimiento del tratamiento en forma remota. Y a su vez también está alineado al concepto de eficiencia que tenía el concurso, porque hay un ahorro de costos para el BSE; por el lado de viáticos y en manutención, tanto del paciente como de los acompañantes de los que hoy se hace cargo el Banco. Sin embargo, hay que aclarar que la idea no propone eliminar la atención presencial, sino que sea una combinación de las dos. Utilizar estas herramientas tecnológicas para hacer el seguimiento del paciente en forma remota, y si el médico dice que se tiene que atender, ahí si deberá venir a Montevideo”, detalló Marzol.

Contó que las cifras de siniestros en accidentes de trabajo del año 2017 todavía no están procesadas porque recién cerraron el año, pero sí habló de lo ocurrido en 2016, cuando hubo 34.000 siniestros o accidentes de trabajo de los cuales la mitad ocurrieron en el interior del país, lo que indica que una buena parte de ellos debe trasladarse a Montevideo a hacer su rehabilitación o su tratamiento.

Hay una estimación en costos de cuánto se gastó por términos de transporte y manutención en el 2017, que ronda aproximadamente los 20 millones de pesos. Si logramos reducir el importe y hay un beneficio económico para la institución, el proyecto se paga solo, y además el beneficio es mutuo, tanto para el paciente como para la institución. Ahora comienza la etapa más interesante que es la de madurar un poco la idea. Probablemente analicemos la incorporación de algún otro elemento y después comienza el proceso de la ‘implantación’ del proyecto, que estimamos va a coincidir con la fecha de inauguración del nuevo centro del BSE, prevista para fines de julio o principios de agosto”, anunció.

El segundo premio fue otorgado a Marco Scalone, Emiliano Martínez y Leandro Portela por su proyecto “Sistema de monitoreo y validación de reglas de negocio”, una propuesta que consiste en una herramienta informática que monitorea en forma diaria el sistema de gestión, intenta detectar problemas en la operación de forma proactiva y realiza controles en forma automática que permiten detectar ciertas situaciones que pueden ser fraudes o errores operativos, para así solucionarlos antes de que el problema se reporte como tal.

El tercer premio correspondió a Rafael Fernández por su iniciativa “Transparencia y mejora en la gestión de convocatorias en la CSM” que a través de una herramienta informática plantea mejorar el sistema de convocatorias de suplentes y personal contratado de la central de servicios médicos, dándole transparencia y eficiencia. También fueron entregadas dos menciones: “Suscripción inteligente”, de Luís Emilio Rodríguez Martel, y “Central de Servicios Médicos Eco-Sustentable”, de Gabriela Alonso.

El nivel de las propuestas en general fue muy bueno. Si bien el compromiso de la institución es implantar la propuesta ganadora, estamos pensando en que hay otras propuestas que se presentaron que también vamos a poder implantarlas en el transcurso de este año”, adelantó Marzol.

Compromiso científico

El Banco de Seguros del Estado viene trabajando en varias líneas de investigación, una de ellas en conjunto con el Insitut Pasteur de Montevideo, que refiere a un estudio científico referido a lesiones encéfalocraneanas. Se trabaja también en impresiones 3D así como también en lo que se refiere a iniciativas aplicables a la empresa de seguros.

Se están haciendo investigaciones para mejorar los procesos de recuperación de pacientes. El banco lo que hace es aportar casos reales para estudio y los técnicos analizan estos casos en conjunto y tratan de determinar cuál es la mejor opción para el tratamiento. También estamos trabajando en impresiones 3D para algunas prótesis y elementos que utilizamos para la recuperación de algunos pacientes lesionados en accidentes de trabajo. Y en lo que refiere a la empresa de seguros, también estamos trabajando en conjunto con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación en distintas líneas de acción, una de ellas es este concurso de ideas. También estamos definiendo un modelo de gestión de la innovación en la empresa”, concluyó el experto.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: BSE (Obras del nuevo hospital del BSE).

Entrevista: Gustavo Villa

Se detectaron coliformes fecales en la arena del Cabo Polonio, dijo investigadora del IIBCE.

Puede llegar afectar la salud de los que están en la playa”, sostuvo Claudia Piccini.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          la investigadora del departamento de Microbiología del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) Claudia Piccini dijo que en algunas muestras de los estudios realizados durante el invierno en Cabo Polonio se han detectado coliformes fecales en la arena. “Puede llegar afectar la salud de los que están en la playa; sobre todo los gurises que comen arena, hacen castillitos”, comentó.

Para mejorar la situación sería necesario contar con un sistema eficiente de pozo negro; “que no necesite mantenimiento de barométrica, que sea sustentable, que uno pueda gestionarlo de alguna manera”, dijo Piccini. Recordó que en estudios realizados en 2013 y 2014 se detectó que la presencia humana masiva sumada a pozos negros mal diseñados resultaba en afectación de las cachimbas.

No se han tenido noticias de medidas ni respuesta a varias comunicaciones que se han intentado; la comunicación ha sido compleja”, dijo Piccini sobre la relación entre el equipo investigador del  IIBCE y las autoridades. “A lo mejor están pensando ya en la solución; nosotros no sabemos nada de eso”, comentó.

La investigadora señaló que se han tomado muestras mensuales durante los últimos siete meses de 2017 y que se continúan tomando. “Queremos ver cómo impacta el verano y ver hasta dónde llegan las consecuencias de la contaminación subterránea”, agregó.

Piccini dijo que los procesos naturales de depuración de la contaminación tienen un límite y hay un momento en que el impacto es irreversible. “Lo que estaría bueno sería detener la cosa antes de que se llegue a ese punto”, comentó y advirtió que cuanto más tiempo transcurra sin que se tomen recaudos, serán necesarios más recursos para revertir la situación.

Se apunta a que el estudio esté completo y disponible a mediados de año, dijo. “Como investigadores a los que les paga el Estado, la idea es que lo que hacemos, en la medida de lo posible, si genera información útil, esté disponible para quienes toman las decisiones. Si no, es una investigación que hizo el Estado y que queda ahí”, dijo.

Texto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

Nuevo sismógrafo monitoreará la “falla del Rio de la Plata”, la mayor causa de sismos en Uruguay

Con el sismógrafo instalado en la Estancia de Anchorena llegan a diez los sensores geofísicos instalados con conectividad en tiempo real.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               El Observatorio Geofísico del Uruguay de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República instaló hace pocos días un sismógrafo en el predio del Parque Anchorena, departamento de Colonia.

Para Leda Sánchez, directora del Observatorio Geofísico del Uruguay y encargada del control y de la instalación de estos sensores, el lugar es estratégico porque está cerca de lo que se conoce como “la falla del Río de la Plata”, que fue la que generó el sismo más importante registrado en nuestro país, en 1888. La instalación ubicada en el entorno de la estancia presidencial permitirá obtener registros poco contaminados por ruidos ya que está alejado de la ciudad. También se podrá monitorear la actividad minera en el departamento de Colonia.

La científica dijo a SobreCiencia que entre acelerómetros y sismómetros hay ya instalados y funcionando un total de diez estaciones que tienen conectividad en tiempo real. Agregó que haría falta instalar cuatro sensores acelerométricos y cuatro o cinco sismómetros para completar la red nacional.

En el último año tuvimos tres pequeños eventos que los sintió la población. No es que hayan sido los únicos registrados, sino que fue los que sintió la población. Todo eso responde a una estructura geológica particular que queremos monitorear, además porque es dónde tenemos la mayor concentración de población, por eso es fundamental tener bien cubierta toda esta zona. Donde hay más concentración los riesgos son mayores y la vulnerabilidad es mayor. El evento que se registró en 1888 fue de lo que sería un 5,5 de escala Richter, y si hoy se repitiera sería peligroso, porque en aquel entonces la población era de 200 mil habitantes y hoy tenemos dos millones sólo entre Montevideo y Canelones. Tenemos construcciones viejas y se ha reducido el tamaño de las columnas de 26 cm a 14. Hay una serie de cosas que pueden ser peligrosas si se repitiese un evento de magnitud semejante”, explicó.

Sánchez puntualizó que vienen trabajando junto con el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae),
el Servicio Geográfico Militar, y con de Presidencia de la República.

“En esta ocasión contamos con una súper maquinaria y lo que nos podría haber llevado diez días nos llevó dos”, dijo.

La experta señaló que aún hacen falta recursos para instalar nuevos equipos y para recursos humanos, y recordó que los integrantes de su equipo hace tres años que trabajan gratis. “Venimos trabajando lento pero seguros. Tenemos muchísimas preocupaciones y muchísimo trabajo. Queremos trabajar y tener una red de monitoreo y hacer una zonificación de las áreas de mayor riesgo. La sismología tiene un fin social, después viene la investigación, pero la primera preocupación que uno tiene siempre es la población”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

 

MIEM prestará vehículos eléctricos utilitarios

En 30 días las empresas podrán comprobar la confiabilidad de la tecnología y el impacto en los costos para luego decidir la compra.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            En los últimos días del año 2017 fue inaugurada en nuestro país la primera ruta eléctrica de América Latina, un tendido de seis puestos de recarga que permiten a un vehículo eléctrico poder circular desde Colonia a Punta del Este con el suministro asegurado.

Rubén García, asesor de la División Nacional de Energía del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), dijo a SobreCiencia que este es un proceso de cambio que ya comenzó y que pronto va a ser común ver autos eléctricos circulando en nuestro país.

Esto está inmerso en los lineamientos de políticas de transporte que trabaja el MIEM, coordinado con otras instituciones en un grupo multidisciplinario. Está el Ministerio de Economía y el de Transporte, la UTE, Ancap, la Intendencia de Montevideo; y en esa línea hemos trabajado varias acciones concretas apuntando a la eficiencia del transporte. Y dentro de la eficiencia, está lo que es la movilidad eléctrica”, dijo García.

Recordó los pilotos de los ómnibus y los 24 taxis eléctricos que circulan en Montevideo e hizo especial énfasis en los utilitarios, un sector en el que se está trabajando para facilitar la adquisición de estos vehículos a diferentes empresas.

Este proyecto le va a dar la posibilidad a una empresa de usar la camioneta, tenerla treinta días, y que comprueben que realmente funciona la tecnología, para luego devolverla y hacer la compra directa o no, de ese vehículo eléctrico. Nosotros desarrollamos un trabajo de la división energía que se llama ‘Vehículos utilitarios eléctricos, una inversión rentable’, que demuestra cómo un proyecto cuando uno incorpora el cambio de flota utilitaria, es conveniente a nivel de rentabilidad, es muy interesante para un modelo determinado de proyecto. Estamos hablando de todos los rubros: servicios, industria, hotelería, cualquier sector que necesite este tipo de vehículo utilitario, si tiene la posibilidad de descontar renta, puede aplicar la ley de inversiones. Este grupo de trabajo generó la posibilidad de exonerar los primeros años en forma promocional la patente de los vehículos eléctricos y luego nivelar el mismo valor a un auto convencional. Adecuar el valor de la patente eléctrica a un auto convencional para levantar una de las barreras, como también levantamos las barreras arancelarias”, detalló.

El experto contó que UTE ya cuenta con 60 vehículos utilitarios eléctricos, la flota más grande de América Latina. Estos vehículos se cargan durante la noche y tienen una autonomía que ronda entre 110 y 130 km, a diferencia de los taxis eléctricos, que demuestran una autonomía promedio de 260 km.

García anunció que para 2018 está previsto que se lleve a cabo una nueva instancia de capacitación para choferes. “El cómo yo manejo un vehículo eléctrico impacta muchísimo en el consumo del vehículo. Un manejo agresivo genera una pérdida de eficiencia y por lo tanto una pérdida de economía en kilómetros. Capacitar a los conductores es muy importante a la hora de incorporar este tipo de tecnología”, puntualizó.

La ruta pionera

La ruta eléctrica que se completó es pionera en la región y está previsto que a partir de marzo se extienda hasta el Chuy, departamento de Rocha, para luego, a partir del 2019, comenzar a expandirla hacia el norte del país. Actualmente, fue inaugurada de Colonia del Sacramento hasta Punta del Este con una distancia no menor a 55 kilómetros entre los puestos de carga.

García adelantó que paralelamente a esta iniciativa se está trabajando en el desarrollo de una aplicación para que los que sean propietarios de un utilitario eléctrico puedan hacer un uso eficiente de las estaciones de carga. “Por ejemplo, yo me encuentro en Atlántida camino al este, y con esta aplicación voy a poder saber si está ocupado o no el puesto de carga que hay allí. Va a ser una aplicación que nos va a permitir maximizar todos los puestos de carga, que cuando se masifique, va a ser muy importante”.

Este proceso que estamos viendo hoy de transporte eléctrico genera la misma oportunidad que lo que fue el cambio de matriz energética, una transformación que se realizó en siete años. Si se desarrollan y se aplican las políticas de la forma que se vienen aplicando y los actores tienen un comportamiento como el que esperamos, se va a dar esta transformación. Es muy probable que dentro de cinco o seis años estemos hablando de un porcentaje interesante de taxis, ómnibus, remises y utilitarios eléctricos. Y esto impactará en todo, por ejemplo en nuestra la salud, porque vamos a tener una ciudad con aire más puro y sin tanto ruido”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Foto: UTE

Entrevista: Gustavo Villa

Se necesita más investigación científica y oportunidades laborales, dijo prorrectora de Udelar

Un 70% de los investigadores que trabajan en Uruguay tiene vínculos con la Universidad de la República, expresó Cecilia Fernández.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                La Universidad de la República (UdelaR) es el actor más significativo respecto a la generación de conocimiento científico en nuestro país.

Con esa responsabilidad es que la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC) —un órgano de co-gobierno universitario creado hace 27 años— trabaja con el objetivo de fomentar la investigación en todas las áreas del conocimiento a través de la implementación de diversos programas.

La prorrectora de investigación de la Udelar y presidente de la CSIC, Dra. Cecilia Fernández, dijo a SobreCiencia que es una preocupación de la institución producir investigación de calidad en todas las áreas del conocimiento y en todos los servicios del país donde está la Universidad.

Fernández agregó que en términos de volumen del presupuesto universitario, la Udelar destina una parte importante de sus recursos a la investigación.

Hay tres componentes fundamentales, uno es el presupuesto que maneja la CSIC, que es el presupuesto que se destina a proyectos de investigación de distinto tipo y en distintas modalidades. El segundo componente, que ha crecido mucho en los últimos años, es el presupuesto de la Comisión Académica de Postgrado. Es el dinero del presupuesto universitario que se destina al fortalecimiento de los postgrados, fundamentalmente becas de maestría y doctorado, que complementa el sistema de becas para postgrados nacionales de la ANII (Agencia Nacional de Investigación e Innovación). Después hay un tercer componente que en volumen es el más importante en contribución a la creación de conocimiento: el Fondo de Dedicación Total, la partida central que paga el complemento salarial que reciben los docentes que tienen una dedicación exclusiva a la institución. El otorgamiento de la dedicación total se hace contra un plan de trabajo que el docente presenta y un componente importante de ese trabajo es el programa de investigación. Este es el componente más importante de todos, y como programa único, es la contribución más importante del presupuesto nacional a la creación de conocimiento. El fondo de dedicación total es más de la mitad de todo el dinero que la Universidad destina a ese fin, es del orden de 900 mil millones de pesos”, detalló Fernández.

Egresados que se van

Respecto a la “fuga de cerebros”, Fernández expresó que antes emigraban los graduados universitarios y ahora “se nos van los egresados de doctorados”, una situación que describió como muy preocupante porque el país invirtió mucho en formar a una generación de jóvenes con una muy buena formación académica, ganas de trabajar y de quedarse en el Uruguay.

Desde el punto de vista del país es muy malo perderlos y desde el punto de vista de toda la ecuación es como una situación bastante desafortunada, porque la gente se va enojada, frustrada y es en todo sentido un muy mal negocio. Digamos que el conocimiento generado queda, no tiene por qué perderse, el asunto es el recurso humano y la capacidad que adquirió para resolver problemas. Dinero hace falta sin duda porque hay algo que tiene que ver con la posibilidad de contratar a la gente, pero también es el ofrecer oportunidades de inserción en algunas instituciones que de repente no están pensando en contratar investigadores sino en contratar otro tipo de personal calificado. Yo creo que sin duda hacen falta más institutos de investigación y hace falta tener la posibilidad de crear oportunidades de inserción, porque tienen que tener un salario para vivir y dedicarse a tiempo completo”, reflexionó.

Herramientas para fomentar la investigación nacional

La Comisión Sectorial de Investigación Científica fue creada en 1990 y su papel principal es fortalecer el estímulo de la investigación en el ámbito universitario. Para ello se utilizan distintos programas de apoyo que abarcan diferentes líneas de investigación. Estos programas apuntan a promover la capacidad de creación de conocimiento y la interacción de los investigadores con el resto de la comunidad científica. Fernández dio detalles de estas iniciativas.

Tenemos proyectos de investigación para científicos en distintos niveles de su carrera: de iniciación, de investigación y desarrollo y también el programa de apoyo a grupos de investigación, que brinda apoyo por cuatro años. Es una experiencia interesante de la cual hemos tenido solamente dos convocatorias y ahora en el 2018 toca hacer la tercera. Otro es el programa de apoyo a la movilidad y al intercambio académico, donde se apoya la participación de investigadores en congresos en el exterior o pasantías, la venida de profesores visitantes al país y también la organización de eventos”, contó.

La científica mencionó además la existencia de programas de interacción con la sociedad para proyectos que involucran a investigadores de la Universidad y a actores externos. Ahí el desafío más importante es identificar un problema que comprometa la inclusión de un colectivo de la sociedad cuya resolución requiera investigación. También cuentan con un programa denominado “Vinculación, Sociedad y Producción” que tiene dos modalidades; una con financiación enteramente universitaria y otra cofinanciada entre la Udelar y el actor externo.

Después hay un conjunto de programas que funcionan de una forma diferente y que algunos de ellos han tenido varias ediciones y han sido muy exitosos, que fueron los proyectos Ancap-Udelar y UTE-Udelar. En ellos la Universidad convoca a los investigadores a presentar proyectos en torno a un determinado problema y el proyecto se elabora con la participación de las dos partes. El actor externo designa para cada uno de los problemas identificados un referente, y los investigadores formulan el proyecto. Después se evalúa por su calidad académica y los aprobados se remiten al actor externo que decide cuál proyecto financia. Aquí la Udelar ofrece la capacidad de producción de conocimiento de su gente y el aparato de gestión y el actor externo da el problema y el financiamiento”, contó.

Otro programa de la CSIC destacado por la prorrectora es el de contratación de académicos provenientes del exterior, que ha permitido comenzar a investigar en áreas de la ciencia que no estaban desarrolladas en nuestro país. Remarcó además la importancia del Programa de Apoyo a la Investigación Estudiantil, cuyos resultados se muestran en el tradicional evento denominado “ExpoCierre”.

Nosotros lo valoramos como un instrumento de formación de los estudiantes, independientemente de que no vayan a ser investigadores después. Pensamos que es muy formativo, ya en el grado, tener la experiencia de formular un proyecto, ejecutarlo y hacerlo en grupo. Tienen un tutor que los guía en el proyecto, pero la formulación y la identificación del problema tiene que ser de los estudiantes. Pasan después por la etapa de ejecutar el proyecto, de presentar informes y de difundir los resultados, que es lo que se hace en esa jornada. Desde el punto de vista costo-beneficio, es el programa más exitoso que tenemos”, expresó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista: Gustavo Villa

No hay evidencia de que los transgénicos “per se” potencien el rendimiento, dijo investigador

El investigador Ariel Castro, representante de la UdelaR en el Comité de Bioseguridad, habló en SobreCiencia de los nuevos transgénicos aprobados.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 El Gabinete Nacional de Bioseguridad aprobó 14 nuevas variedades de transgénicos, sobre diez de las cuales hubo consenso. La votación fue de cuatro a dos. A favor estuvieron los ministerios de Economía, Ganadería, Industria y Relaciones Exteriores. En contra se posicionaron el Ministerio de Medio Ambiente y Salud Pública.

El Gabinete de Bioseguridad contará con el asesoramiento del Comité de Bioseguridad que estará a cargo del Dr. Ariel Castro. Castro es docente grado 5 de la Universidad de la República (Udelar), integra el Departamento de Producción vegetal de la Facultad de Agronomía y trabaja en la Estación Experimental Mario Cassinoni, en Paysandú.

El científico aclaró a SobreCiencia que la Udelar no ha participado en el proceso de aprobación de los nuevos transgénicos.

Lo más importante son resistencia a coleópteros en maíz y tolerancia a herbicida en soja, y es fundamental aclarar que la UdelaR no ha participado en esto, en este proceso, porque el tema del maíz con resistencia a coleópteros es un tema que viene desde hace cuatro o cinco años y fue el que motivó que la Universidad se retirara del Comité de Seguridad. En el correr de este año ha habido planteos por parte del Poder Ejecutivo y una reconsideración, basada en que las condiciones del proceso van a ser distintas”, explicó.

Castro detalló que los transgénicos que han funcionado son de dos grupos: los tolerantes a herbicidas y los resistentes a plagas, que técnicamente, implican dos estrategias completamente distintas para enfrentar el problema.

“Los que tienen resistencia a plagas, que son los más comunes, básicamente lo que hacen es lo que yo llamo ‘una estrategia activa’, producen un compuesto, una toxina, un insecticida biológico que controla la plaga. Los que tienen tolerancia a herbicida, tienen una ‘estrategia pasiva’, porque lo que aporta el transgénico es inmunidad ante el herbicida. Al tener el evento transgénico, lo que ocurre es que el herbicida no afecta al cultivo. Es pasiva porque el transgénico no implica un mecanismo de control de la maleza, el mecanismo de control es el herbicida. Para dejarlo más claro: usted puede plantar todo el maíz y toda la soja tolerante al glifosato que quiera y no agregar una gota de glifosato. En el caso de la resistencia a plagas es distinto, el cultivo produce y va a estar interactuando, no sólo con la plaga específica, sino con la fauna y la microfauna que rodea el cultivo”, explicó.

El experto sostuvo que si se aplica un herbicida sistemáticamente en cantidades exageradas y en momentos inadecuados, a la larga se va a estar seleccionando sobre la población de malezas y de especies naturales en el campo, y tarde o temprano, van a aparecer malezas resistentes, o  una especie se transformará en maleza resistente.

Castro expresó que esto es lo que está ocurriendo con el glifosato, un herbicida al que el sobreuso y el mal uso durante veinte años, lo transformaron en un herbicida que no les hace nada a un grupo importante de nuevas malezas, lo que ha despertado la necesidad de controlarlas con otras cosas.

Lo que generan estos nuevos eventos cultivables es que son tolerantes a dos herbicidas que son previos al glifosato: el 24D, que tiene unos cincuenta años, y el Dicamba, que debe tener cerca de 30 años. La cosa novedosa es usar herbicidas viejos porque son herbicidas que controlan estas malezas que el glifosato ya no puede controlar. Pero estos herbicidas no son todo lo que el glifosato es, son herbicidas que tienen un nivel de toxicidad mucho mayor, que tiene un nivel de persistencia en el suelo mucho mayor, con lo cual vamos a estar complicando la rotación de los cultivos y demás, son herbicidas mucho más complicados. Hay que entender que si nos pasó esto con el glifosato —por sobreuso— por no trabajar sobre un manejo integrado, puede ser que sea una solución inmediata pero seguramente todos estos problemas que vivimos con el glifosato nos ocurra con estas nuevas viejas opciones, y probablemente, más rápido”, advirtió.

Consultado sobre si la aprobación de estos nuevos eventos es o no una mala noticia, Castro dijo que en el caso de la soja resistente a herbicidas, el problema es que nuestro sistema productivo tiene defectos en la toma de decisiones y hace que las perspectivas con estos eventos sean más complicadas de lo que podrían llegar a ser.

El problema no es que los eventos en sí respecto a la tolerancia de herbicidas sean de por sí malos, porque puede ser bueno tener una herramienta más en la caja de herramientas y en determinados casos puntuales utilizarlas. Desde el punto de vista productivo, podría considerarse una opción interesante. El problema es cómo se han utilizado estas alternativas”, dijo.

Sin embargo aclaró que en el caso del maíz, sí es una mala decisión porque se está habilitando un evento que es activo, que es contra una especie que no es plaga en el Uruguay y que puede afectar a otras especies que en algunos casos son beneficiosas.

Si sembramos estos eventos, vamos a estar actuando sobre la fauna natural de las chacras, sin ningún beneficio obvio, porque no hay nada que aporten a la producción”, enfatizó.

Castro agregó que la existencia de transgénicos no puede justificar la mala agronomía ni la pereza intelectual y que muchas veces se señala a la Academia porque no da soluciones, cuando la realidad es que a mucha gente no le gustan las soluciones que la Academia brinda.

Si ustedes se atan a una sola herramienta y después le echan la culpa al que les proveyó la herramienta, la responsabilidad es de ustedes porque optaron por una medida simplificada, por la medida fácil, que es echar algo que mate todo sin estudiar chacra a chacra y conocer cuáles son las poblaciones tratando de controlarlas y manejarlas. Hasta ahora no hay ninguna evidencia de que los transgénicos per se aporten al potencial de rendimiento, quién dice lo contrario, está mintiendo”, señaló.

En mi opinión —y acá estoy hablando como profesor de mejoramiento genético— la liberación de estos maíces resistentes a algunos coleópteros no parece una buena noticia. El tema de la soja tolerante sobre todo a Dicamba, per se no es un grave problema. El problema viene más por el lado de cómo se aplica y cómo se han manejado este tipo de herramientas. La relación que importa es la relación maleza-herbicida, el transgénico lo único que hace es que se pueda aplicar. Si aplicamos mal el herbicida, nos va a pasar lo que nos pasó con el glifosato”, concluyó.

Texto: Alexandra Perrone

Entrevista Gustavo Villa

“La controversia sobre transgénicos es necesaria y bienvenida”

“Los científicos no estamos en una torre de marfil, tenemos el deber de responder a lo que necesita la sociedad”, dijo Ana Inés Zambrana.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Para la investigadora del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) Ana Inés Zambrana la controversia sobre transgénicos, una de sus áreas de trabajo, es bienvenida. Hay muchos estudios y no hay indicios de que haya riesgo para la salud humana, señaló y remarcó, asimismo, que los cuestionamientos son necesarios.

Los científicos no estamos en una torre de marfil, tenemos el deber de responder a lo que necesita la sociedad”, dijo en SobreCiencia. El debate es positivo porque significa que la gente está informándose, agregó y enfatizó que hay que seguir investigando.

Zambrana detalló que su investigación en el área fue sobre arroz transgénico y que buscaba llegar a un tipo de grano con más componentes nutritivos que el común. La investigación se hizo pensando en países del tercer mundo que solo se alimentan de arroz, señaló y comentó que la utilidad concreta para la sociedad es uno de los factores definitorios para elegir sus temas de investigación.

Otra de las áreas de trabajo de la investigadora es la interrelación entre la diabetes y los problemas cardíacos. La causa de la diabetes —tipo 1, en la que se focaliza— es que el páncreas no produce insulina y eso lleva a desequilibrios de los niveles de azúcar en la sangre, explicó. Eso hace que el corazón bombee menos, amplió, y que se genere hipertrofia del órgano que deriva en problemas cardiovasculares.

Zambrana contó que es integrante del movimiento scout, subrayó que la formación que recibió en ese espacio incide en su rol de investigadora y dijo que ambas actividades se complementan. “Los scouts nos formamos para trabajar en equipo y gestionar proyectos”, señaló y destacó que el movimiento da educación en valores, formación para estar en comunidad y respetar al otro.

Otra de las características de la formación scout es la de estar dispuesto a encarar nuevos proyectos, acotó y esa impronta incidió para su integración al grupo de monólogos científico-humorísticos Bardo Científico. El grupo, contó, evalúa muy positivamente el camino que viene recorriendo desde su creación en 2015.

“Hay mucho interés de sectores de la educación y de la ciencia que están cada más entusiasmado con lo que hacemos”, apuntó. “Por eso tenemos muchos proyectos para 2018”, subrayó.

Texto y foto: Web Radio Uruguay

Entrevista: Gustavo Villa

1 2